Este trabajo artístico intenta concientizar acerca de la problemática de la desinformación en lo que respecta a los alimentos modificados genéticamente.

Nos gustaría tener tu opinión. En una escala de 1 a 5, ¿cuánto crees que el arte puede ayudar a visibilizar esta situación?

Donde 1 es nada y 5 es mucho.

 



 

Titulo de la obra: El Desafío de la Vida

La presente obra se refiere al Hambre en el Mundo en 2020. Hay más de 800 millones de personas que padecen hambre, desde sólo comer una vez por día, hasta el grado de la alta desnutrición. No es necesario recordar los daños irrecuperables que se producen a nivel fisiológico y luego anatómico en el cerebro en desarrollo de los niños que crecen desnutridos, ni de en la conformación de las capacidades intelectuales, así también como los daños irreversibles en adultos y ni que hablar en víctimas fatales directas o indirectas. En ese contexto, hay herramientas desarrolladas que permitirían una eficaz ayuda para resolver esa tragedia mundial y son los alimentos modificados genéticamente (GMO’s) o bien los editados por técnicas de edición génica con la utilización de la Tecnología Crispr. Existe una gravísima desinformación acerca de la utilización de dichos alimentos. No hay ninguna clase de evidencia científica que revele daño alguno o que avale la posición de que son dañinos y de no consumirlos. Ninguna de ninguna clase. A tal punto se ha desvirtuado el tema, que Sir Richard Roberts un Premio Nobel ha congregado y ha organizado un movimiento al que ya han adherido alrededor de 130 Premios Nobel que pregonan la seguridad de los alimentos transgénicos. Dicho esto, entiendo que tenemos la enorme responsabilidad de amplificar este mensaje. Pareciera que el tema es desafiante y controversial, cuando debiera ser disruptivo en el sentido de exigir que se utilicen estas herramientas para combatir la más tremenda de las tragedias: La tragedia del Hambre. Esta experiencia viene a generar esta observación, a apoyar este mensaje de una manera heterodoxa, inmaterial, profundamente empática y pretende generar una reacción en quien la observe. Esa reacción, ese conflicto intelectual que desembocará inevitablemente en una reflexión, es la obra. Es ese instante en el que quien participa de la experiencia, termine diferente que al comenzar a participar. Ese cambio, esa chispa, es la obra misma. Ese acto de reflexión que hará que quien observa sea interpelado por su propia racionalidad ¿Es cierto lo que ví? ¿Es cierto ese concepto que yo tenía? o ¿Habré sido víctima de desinformación, al punto tal de haber abrazado una causa que falsamente me tomó como un luchador o luchadora?

Ariel Wilner nació en Buenos Aires en 1960. Es Licenciado en Ciencias Biológicas por la UBA – Universidad de Buenos Aires (1985), MSc. en Genética por la HUJ (1987) y Dr. en Genética Molecular por UBA (1991). Desarrolló una carrera empresarial en la Industria Argentina por más de 25 años. En la actualidad, producto de su interés en el arte contemporáneo, crea y dirige un proyecto de carácter artístico, por el cual produce imágenes digitales, destinadas a poner de manifiesto la compleja vinculación entre la visualidad del mundo circundante y su percepción por parte de la mente humana, desde una concepción que cruza los lenguajes artístico y científico. Con el objetivo de contener conceptualmente este proyecto, crea el Instituto Cordu, marco ideal desde donde interacciona con la comunidad, a través de plataformas en red. La visualización de cada una de las imágenes que se presentan en el Cordu, implica una experiencia intelectual.

ariel.wilner01@gmail.com

Instagram: @cordu.institute

Bio: PhD Genética Molecular UBA 1991, Master en Genética UHJ 1987.

LinkedIn: https://ar.linkedin.com/in/ariel-wilner-9870b620

Bio http://www.ceiarteuntref.edu.ar/Ariel_Wilner

 

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol